Durante la reunión número 35 del Comité Permanente de Derecho de Autor y Derechos conexos, en Ginebra, Suiza, Luis Villarroel, Director de Innovarte, intervino solicitando que las excepciones y limitaciones de Marrakech se extendieran a personas con discapacidad auditiva, cognitiva, y otras discapacidades.

Intervención: «Señor Presidente, el Artículo 30° número 3, Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad, en el 2006 establece la obligación a los Estados Partes tomarán todas las medidas pertinentes, que la propiedad intelectual no constituyan una barrera excesiva o discriminatoria para el acceso de las personas con discapacidad a materiales culturales.

A pesar del éxito del Tratado de Marrakech, aún hay Millones de personas con discapacidad en el mundo que requieren el uso de lengua de señas, o formatos de lectura fácil, como las personas sordas, sordomudas o con discapacidad cognitiva, por mencionar algunos, que están en un desamparo jurídico inaceptable. Por ejemplo, de acuerdo con la Unión Mundial de Sordos, más del 80 % de los 70 millones de sordos vive en países en desarrollo, sin acceso a educación.

Por lo anterior, es urgente remediar la discriminación y negación del acceso al conocimiento y cultura que les afecta. “Por lo que respetuosamente, pero con urgencia pedimos a los Estados Miembros que ello se subsane mediante la adopción un nuevo Tratado o un anexo al Tratado de Marrakech que aplique mutatis mutandis sus disposiciones respecto de las demás discapacidades que lo requieran. Ello con los cambios requeridos con relación a los objetos de protección necesarios».

Una segunda intervención abogó por la protección de los derechos de las bibliotecas, archivos y museos.

Los acuerdos del comité en su reunión número 35, se reflejan en el documento que se reproduce a continuación:

http://www.wipo.int/edocs/mdocs/copyright/en/sccr_35/sccr_35_ref_summary_by_the_chair.pdf